Home / Formación Habilidades / ¿Tienes miedo a hablar en Público? Supéralo

¿Tienes miedo a hablar en Público? Supéralo

formación empresasLa mayoría de nosotros nos hemos visto en la situación, en algún momento de nuestra vida, de tener que hablar en público, ya sea a nivel, personal, educativo, o profesional. El miedo a hablar en público es bastante común en la población, y muchas veces va acompañado de pensamientos desagradables (imaginar que nos vamos a quedar en blanco, que se nos van a caer los papeles, que vamos a tropezar, etc.) y sensaciones físicas incómodas como temblor, hiperventilación, sudoración, etc. Estas sensaciones se ven incrementadas si el hablar en público está relacionado con nuestro entorno laboral y percibimos cierta supervisión, o tememos que sea un punto de partida para consecuencias positivas, o negativas.

Hay varios factores que intervienen en el desarrollo de este tipo de situaciones y que debemos conocer si queremos tener cierto control sobre los pensamientos y las sensaciones de cuando tenemos que hablar en público:

 

Factores Cognitivos (pensamientos)

Es el factor más importante. Es indispensable entender que la mayoría de las veces las emociones que sentimos están directamente relacionadas con la interpretación que hacemos de la situación. Si afrontamos la charla en público con pensamientos estresantes del estilo: “lo tengo que hacer perfecto, no me puedo equivocar, odio esta situación, no deben notar lo nervioso que estoy, etc.” nuestra ansiedad se disparará por completo haciendo que aparezcan todos esos síntomas físicos que todavía nos pondrán más nerviosos. En cambio, si intentamos reconducir los pensamientos a unos libres de estrés, como por ejemplo: “es normal estar nervioso, me he preparado bien el tema y sé más que ellos, si no sé la respuesta a algo, les diré que les responderé más tarde…” la ansiedad vinculada al hablar en público se irá reduciendo poco a poco.

Factores Fisiológicos:

Cómo hemos dicho, al hablar en público es normal que se produzcan ciertos efectos físicos como hormigueo, tensión muscular, respiración dificultosa, etc. Estas sensaciones se pueden paliar mediante remedios comunes como ejercicios previos de relajación (tensar y destensar los músculos del cuerpo alternativamente) o de respiración diafragmática. Reduciendo la sensación de no controlar nuestro cuerpo y los síntomas que se producen en él, nos permitirá afrontar con más relajación el hablar en público.

Factores Conductuales

El hablar en público puede producirnos tartamudeos, tono de voz bajo, risa nerviosa, tics, vacilaciones, etc. Aunque sin duda, la actitud más dañina en esta situación es la evitación. Es normal que si sufrimos de estos síntomas cuando tenemos que hablar en público, tendamos a intentar evitar este tipo de situaciones. Sin embargo este tipo de actitudes lo único que consiguen es agravar y cronificar este problema, ya que así aprenderemos que ésta es una buena estrategia para aliviar nuestro estrés.

Nuestro Programa de Asistencia al Empleado o nuestras sesiones de coaching te pueden servir para controlar estas situaciones y superar tu miedo a hablar en público.

Deja tu Comentario

Scroll To Top